Arequipa I: Las picanterias.

Existen varios articulos relacionados con las picanterias de Arequipa pero aqui les dejo uno que me parecido bastante acertado y habla de la transformacion de las picanterias en el tiempo. El articulo La picantería arequipeña: cambios y continuidad culinaria del Doctor Hernán Cornejo Velásquez  Profesor de la Escuela de Antropología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos . Aqui les dejo un extracto del articulo:

A partir de las 3 de la tarde comienzan a llegar los comensales, que son los clientes fieles de la «mamita». «Comadre buenas tardes» –dice– cuando llega un comensal, todos se acercan y le dan la mano, les sonríe y les ofrece un vaso de chicha o «bebe» (pequeño). Luego les invita a sentarse.

Mientras esperan, el ayudante se apresura a llevar un platillo de mote, habas sancochadas y una cantarilla de chicha con un vaso grande para el brindis. Al mayor de los comensales se le sirve un vaso lleno de chicha.

Cruzan las siguientes palabras: «Quítele usted el veneno don Venancio» y éste responde: «Gracias, hasta los portales», lo que significa beber hasta la mitad del vaso. El otro acompañante responde: «Lo pago y lo comprometo». También de manera burlona otro acompañante bromea: «Cuidado con el tonccori10, no vaya ser que se llene el buche11». En todo este juego de palabras, se inicia la cordial tarde de disfrute y luego vendrá la degustación de los picantes.

Después de los brindis con la ancestral chicha, vienen los saludos con los comensales de otras mesas, llamándose por sus apodos12 y nombres. La regla es respetar la edad. Luego se inician las partidas de briscan13. La tarde ingresa a su mejor momento, llegan los picantes y desfilan platillos con pequeñas porciones de zarza de criadillas, locro, estofado, ahogado de camarones, matasca, ocopa, rocoto relleno, etc. Después de cada picor se bebe chicha para apagar el fuego del rocoto. Se ha saboreado cada platillo con risas y anécdotas, además cuidando la digestión con el clásico «bajamar »14, tomando una copita de anisa’ o15 y un sorbo de chicha. Los sabores nuevamente han sido registrados en la memoria culinaria.

Luego de los picantes, se iniciará el antiguo rito «prende y apaga», que consiste en beber una copita de anisa’o y luego de saborear el picor, inmediatamente se bebe un sorbo de chicha. Los comensales conversan, ríen. Al caer la noche las luces se encienden y también los corazones. La chicha y el anisa’o hacen sus efectos, los recuerdos, las penas y las alegrías se apoderan de cada uno de ellos. La guitarra colgada en esas oscuras paredes va afinando. De repente las recias manos de un agricultor arrancan un acorde yaraví. Entonces estallan el lamento, la queja, el amor, las penas. De otro lado de la mesa uno se ofrece a cantar, y con el guitarrista, inmediatamente, con sólo mirarse se ponen de acuerdo como si el lamento y el dolor los uniera, todos en silencio escuchan a los bardos. La matrona suspende sus actividades para escuchar y aplaudir a los músicos. Como tributo a los cultores del yaraví invita una cantarilla16 de chicha. Después del yaraví, se alegra con alguna pampeña o huayño festivo, e incluso algunas parejas se lanzan al ruedo para festejar la tarde. Todo es fraterno, voluntario, espontáneo, sin libretos. Algunos dirán que en este conjuro de voces y lamentos está el espíritu de Mariano Melgar, gran vate iniciador del romanticismo latinoamericano. En cada una de las miradas y aplausos sienten la presencia del poeta romántico amante de Silvia y la patria iluminando sus corazones. Cada cantante o  intérprete siempre trata de incluir en su repertorio algún tema de Mariano Melgar para garantizar la solemnidad del salón. Así, la tarde picanteril termina con cantos y lamentos, los silencios y brindis y la despedida se dan poco a poco, hasta dejar nuevamente a la picantería sólo con el ruido de las ollas, y sus ayudantes. Son las 10:15 de la noche, me retiro de «La Lucila».

Acerca de

Antes que nada voy a dejar en claro algo, en este blog escribo como se me place, asi que no busquen errores de ortografia o de redaccion que los van a encontrar a montones y tampoco me critiquen o me digan nada sobre ellos pues no tengo intencion alguna de cambiarlos, lo que escribo lo dejo asi y no lo corrijo,claro esta a menos que sean lineas de codigo. Jorge Prado Anci, profesional en desarrollo de aplicaciones, en especial las dirigidas a bases de datos. He trabajado con VFP en casi todas sus versiones, se algo de Java (que no me gusta, es eso solo no me gusta, es bueno pero no me gusta), lo suficiente de PHP como para tener mi propio CMS(es que sigue sin gustarme por la capacidad de desorden que te permite este “lenguaje”), VB lo conoci y lo deteste tanto que lo olvide al punto de no querer adoptar ni por obligacion a su reemplazante VB .NET (por lo mismo de Java) y si C# este si me encanta y aun que conozco bastante bien el lenguaje, la verdad es que me falta mucho del Framework (del 100% estare en un 65%). Soy un apasionado por el orden (en los proyectos de desarrollo), de la programacion en capas (de MVC conozco pero no he aplicado mucho), los estandares y las condenadas pruebas unitaria. Venga creo que ya con esto fue suficiente.

Publicado en Comentarios e ideas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 301 seguidores

Blog Stats
  • 197,013 hits
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 301 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: